Entradas

Grupo ROCKWOOL, líder fabricante de aislamiento a base de lana de roca, ha presentado su “Informe de Sostenibilidad 2019”, donde se desvelan los hitos del último año en materia medioambiental y social

El sector de la edificación ha demostrado durante los últimos meses tener un papel clave en la economía y ser capaz de encabezar la reconstrucción del país hacia unas directivas verdes. En materia de recursos, rehabilitar edificios puede ser mucho más eficiente que construir de nuevos y, además, puede reducir la huella de dióxido de carbono de los materiales hasta en un 70%. Estas son algunas de las principales conclusiones del “Informe de Sostenibilidad 2019”, elaborado por ROCKWOOL, líder en la fabricación de productos y soluciones de aislamiento a base de lana de roca.

En el documento, la Compañía muestra los retos conseguidos relacionados con el medio ambiente y la sociedad y, además, plantea los desafíos futuros. “Estamos tomando medidas rápidas y de valor en favor de la transición ecológica y seguimos apostando por la eficiencia energética”, afirma Albert Grau, Public Affairs de ROCKWOOL Peninsular. En el informe destacan tres ideas para apostar por otro tipo de políticas: la sostenibilidad, la eficiencia energética como motor de recuperación económica y un futuro responsable.

La sostenibilidad como hoja de ruta

ROCKWOOL se ha comprometido con diez de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), marcados por las Naciones Unidas, relacionados con la energía, el clima, el agua, los desechos, la gestión de residuos y la seguridad. “Nuestros productos son sostenibles y eficientes, por lo que tienen un impacto mínimo. Una buena muestra de ello son los más de 1.200 millones de toneladas de CO2 que se ahorrarán a lo largo de toda su vida útil, gracias a la aplicación de las soluciones ROCKWOOL vendidas este 2019” explica Grau.

Además, la Compañía ha sido elegida como una de las 50 organizaciones líderes en sostenibilidad por la agencia de noticias alemana Bloomberg en 2019, por su trabajo en la lucha contra el cambio climático a través de la lana de roca.

Eficiencia energética como motor de la reactivación económica

ROCKWOOL Peninsular se ha sumado al manifiesto “Por una recuperación sostenible”, impulsada por diversas entidades públicas y privadas, para pedir a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados políticas económicas y sociales alineadas con la sostenibilidad y biodiversidad.

Estas instituciones señalan que España es un país que reúne las condiciones idóneas para impulsar su economía y sociedad a través de directivas verdes, dado que existe un potencial desarrollo de las energías renovables, de la industria y de la eficiencia energética.

“Las soluciones de lana de roca de ROCKWOOL son eficientes, por lo que permiten disminuir el consumo de energía de los edificios. En 2019, los productos de aislamiento de ROCKWOOL vendidos supondrán un ahorro de 77.000 millones de euros en costes energéticos a lo largo de toda su vida útil”, declara Grau.

Comprometidos con un futuro responsable

La Compañía sigue comprometida con mejorar y optimizar su negocio hacia un futuro más responsable y eficiente. Por ello, para los próximos años, se ha marcado algunos objetivos como, por ejemplo, reducir en un 85% los residuos procedentes de sus operaciones que llevan a vertedero o disminuir la intensidad del carbono en la producción en un 20% antes de 2030, en comparación con 2015.

Seguimos comprometidos en hacer de las ciudades lugares seguros, sostenibles y eficientes. Las organizaciones debemos seguir trabajando al máximo para disminuir nuestro impacto y que este sea positivo” añade Grau.

  • Más de 240 personalidades y organizaciones demandan que la estrategia de reactivación sea valorada previamente por los agentes económicos y sociales.
  • Empresas del sector de la edificación como ROCKWOOL Peninsular, líder fabricante de lana de roca, un material sostenible y reciclable, piden al Congreso una recuperación verde para salir de la crisis.
  • Apostar por la eficiencia energética es una de las soluciones para impulsar la economía y el bienestar social tras el impacto del COVID-19.

La crisis del COVID-19 tendrá graves consecuencias para la sociedad y la economía y, según los expertos, se equipararán a las provocadas por la Segunda Guerra Mundial. Por ello, más de 240 personalidades y organizaciones, públicas y privadas, se han adherido al manifiesto, Por Una Recuperación Sostenible, una iniciativa que reclama a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados políticas económicas y sociales alineadas con la sostenibilidad y biodiversidad.

Entre los firmantes se encuentran empresas del sector de la edificación como ROCKWOOL Peninsular, líder fabricante de aislamiento a base de lana de roca, un material sostenible y reciclable. Exigen que todas las decisiones y acciones que se lleven a cabo estén previamente consensuadas con los agentes económicos y sociales del país para lograr que la crisis tenga el menor impacto posible sobre la economía, la sociedad y el medio ambiente. “Debemos maximizar el valor de estas políticas pensando en el beneficio de todo el país porque sus efectos serán cruciales para la reactivación”, afirma Miguel Ángel Gallardo, Business Unit Director de ROCKWOOL Peninsular.

El proyecto se apoya en tres pilares: digitalización, descarbonización y resiliencia. Valores que ya sostiene el Pacto Verde Europeo, hoja de ruta de la Unión Europea para conseguir un crecimiento económico responsable y sostenible. “Sin sostenibilidad ambiental, no habrá sostenibilidad económica ni social”, añade Gallardo.

En este sentido, los impulsores del manifiesto, ECODES, el Grupo Español de Crecimiento Verde, SEO/BirdLife y particulares del Basque Centre for Climate Change (BC3), el Real Instituto Elcano y la Universidad Politécnica de Madrid señalan que España es un país que reúne las condiciones idóneas para impulsar su economía y sociedad a través de directivas verdes, dado que existe un potencial desarrollo de las energías renovables, de la industria y de la eficiencia energética.

La eficiencia energética es el principal pilar de nuestra actividad. Debemos conseguir que los edificios sean eficientes, ya que, actualmente, a escala mundial suponen el 28% de las emisiones de CO2. De esta manera, aislar las viviendas con lana de roca permite reducir la demanda energética hasta en un 90% y, por lo tanto, disminuir las emisiones. Además, el confinamiento, ha puesto en evidencia la necesidad de disponer de hogares agradables y confortables. Las propiedades de la lana de roca permiten que haya confort acústico y térmico en todos los espacios”, agrega Miguel Ángel Gallardo, Business Unit Director de ROCKWOOL Peninsular, empresa fabricante de aislamiento sostenible a base de lana de roca.