Entradas

  • La vivienda ha dejado de ser un lugar donde solo descansar pasando a ser el epicentro de muchas de las actividades diarias, como formarse online o teletrabajar, y eso ha generado nuevas demandas a la hora de buscar un inmueble.

  • La capacidad de negociación, la búsqueda de una alternativa donde pasar las vacaciones, o la posibilidad de generar rentabilidad, hacen de este momento un período ideal para adquirir este tipo de viviendas.

Si anteriormente el concepto de la vivienda, sobre todo en las grandes urbes, era un lugar al que llegar al final del día a descansar, en los últimos meses se ha convertido en un espacio en el que se pasa más tiempo debido al nuevo estilo de vida impuesto a consecuencia de la pandemia. Ante esta situación, las segundas residencias, que suelen ser viviendas más amplias, ubicadas en zonas con menor densidad de población, e incluso, con jardines, piscinas o terrazas, se presentan como una opción ideal para aquellos que ahora se interesan por un lugar alternativo tanto para descansar como trabajar a distancia.

Tal es la importancia de este tipo de residencias en España que, en 2019, una cuarta parte del parque de viviendas a nivel nacional correspondía a segundas residencias, tal y como refleja la estimación del Parque de Viviendas del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Datos como este demuestran que este tipo de inmueble es considerado un activo inmobiliario común, especialmente entre las familias que buscan comodidad, flexibilidad o un lugar asegurado para desconectar de la rutina.

La situación actual del mercado y los nuevos intereses en la demanda de viviendas hacen de este verano un momento ideal para adquirir una casa de este tipo. Ante esta situación, los expertos de Solvia apuntan 5 razones por las que comprar una segunda vivienda este verano puede suponer una gran oportunidad, tanto a corto como a largo plazo:

Descanso y vacaciones aseguradas. El verano de 2020 está siendo muy distinto a los años anteriores. Menos turismo internacional, mayor desconfianza por parte de los viajeros a la hora de realizar desplazamientos y la incertidumbre económica son algunos de los factores que están influyendo en la temporada estival. Así, la compra de una segunda residencia en la que poder disfrutar de las vacaciones de verano, y de cara a futuro, en un entorno propio, seguro y cómodo se presenta como una buena opción actualmente. En este sentido, la segunda residencia ofrece un cambio de aires respecto a la vivienda habitual y un entorno en el que los propietarios son los responsables de garantizar las medidas de seguridad pertinentes.

Buenas oportunidades y más capacidad de negociación. Tras unos meses en los que el sector inmobiliario sufrió una ralentización de su actividad con motivo de la crisis sanitaria, surgen nuevas oportunidades ya que algunos vendedores han optado por desprenderse de inmuebles para conseguir mayor liquidez o al cambiar su interés por determinados activos. Esta práctica será beneficiosa para los compradores, ya que tendrán más margen de negociación para adquirir inmuebles a precios más asequibles.

Una apuesta de inversión que puede generar rentabilidad. Comprar una segunda vivienda que ofrezca un cambio de aires y un lugar agradable donde pasar las vacaciones, o incluso donde teletrabajar, puede derivar a medio-largo plazo en un aumento de la rentabilidad en caso de alquiler o revalorización del inmueble. A pesar de la llegada de la pandemia, el arrendamiento sigue siendo una buena opción de rentabilidad. Según los Indicadores del Mercado de la Vivienda ofrecidos por el Banco de España, el rendimiento bruto por alquiler en el segundo trimestre del 2020 -tras la llegada de la pandemia- fue del 3,7%; el mismo valor que el trimestre anterior y solo dos décimas porcentuales por debajo del mismo periodo de 2019 (3,9%). Además, hay que tener en cuenta la aceleración que la COVID-19 ha producido en la digitalización y el trabajo en remoto. Un hecho que hace que muchos se planteen vivir de forma ‘permanente’ en zonas menos pobladas, aumentando así la demanda del alquiler en esas zonas.

Atención personalizada y más tiempo para tomar decisiones. Los meses de vacaciones se presentan como un período de tiempo libre ideal para que los interesados puedan explorar el mercado y visitar los inmuebles. Se trata de un momento en el que tanto las agencias inmobiliarias como los propios vendedores y clientes disponen de más tiempo y flexibilidad, lo que implica una atención personalizada y la posibilidad de tomar decisiones de manera más meditada.

 La bajada del euríbor, un factor que podría beneficiar las compras: el euríbor ha tenido una evolución muy volátil, con subidas y bajadas, desde el inicio de 2020. No obstante, según los últimos datos registrados, este indicador descendió en junio hasta el -0,14% y todo apunta a que en julio marque un nuevo descenso. De confirmarse esta tendencia y continuar en el tiempo, los compradores interesados podrían beneficiarse de mejores condiciones a la hora de solicitar una hipoteca pudiendo obtener tipos de interés variable más atractivos.

  • El gasto medio de los españoles en gasolina es de 221€ al mes, una cantidad similar a la cuota hipotecaria media de las viviendas seleccionadas por el portal inmobiliario.
  • La adquisición de vivienda en la costa vuelve a ser un gran atractivo: la última ‘Estadística Registral Inmobiliaria’ (ERI) indica que, durante el 1er trimestre de 2019, el mayor número de compraventas corresponde a las provincias del mediterráneo.

CasaktuaEl coche es uno de los gastos más importantes en los hogares. Según el estudio ‘Las cuentas ecológicas del transporte en España’, los españoles recorren en su vehículo, de media, un total de 45,5 kilómetros al día, lo que se traduce en 1.365 kilómetros al mes. Teniendo en cuenta la capacidad habitual de un depósito de coche (50l) y el consumo de un vehículo de gasolina por ciudad (12l/100km), el coste medio mensual del uso de este tipo de transporte asciende a 221€. A esta cantidad hay que sumar otros gastos complementarios como el seguro, la plaza de garaje o el parking, las revisiones, las reparaciones, etc.

Por el coste que supone contar con un coche propio, Casaktua.com ofrece 1.500 viviendas cerca de la playa. Disminuir el uso del vehículo personal y apostar por desplazarse a pie, en bicicleta o en transporte público (metro, cercanías o autobús), permitiría a muchos hogares españoles ahorrar lo suficiente como para adquirir una segunda vivienda en la costa. Esta opción está volviendo a ser un gran atractivo, sobre todo, en la zona del Mediterráneo. La última ‘Estadística Registral Inmobiliaria’ (ERI) publicada por el Colegio de Registradores, correspondiente al primer trimestre de 2019, ha confirmado que las transacciones de inmuebles residenciales en provincias ubicadas cerca del mar siguen aumentando. El informe recoge que el mayor número de compraventas de vivienda por cada mil habitantes durante los tres primeros meses de 2019 se ha registrado en las regiones de Alicante (5,12%), Málaga (4,89%), Castellón (4,24%), Almería (4,02%) y Girona (3,85%).

Para facilitar la compra de este tipo de viviendas de cara al inicio del verano, Casaktua.com ha seleccionado una cartera de pisos y chalés ubicados en provincias de costa con un precio medio hipotecario de 200€/mes, menos de lo que cuesta llenar el depósito del coche.

Las viviendas seleccionadas por el portal inmobiliario poseen un precio medio de 60.000€ y una superficie media de 84 m2. Además, se ubican, principalmente, en Almería (220), Valencia (160), Castellón (130), Cádiz (130), Tarragona (130), Granada (110), Alicante (100), Barcelona (70) y Málaga (50).

Las comunidades autónomas con más viviendas enmarcadas en la promoción son Andalucía (550), Comunidad Valenciana (400), Cataluña (220), Región de Murcia (110), Principado de Asturias (70), Galicia (70), Canarias (60) y Cantabria (40).

Por precio, Región de Murcia, Principado de Asturias, Andalucía y Comunidad Valenciana se corresponden con las regiones más económicas de la promoción, con unos precios medios de 55.900 €, 56.300€, 60.300€ y 60.900 €, respectivamente. Cádiz (54.900 €), Alicante (59.300 €), Almería (59.500€) y Tarragona (60.500€) son las provincias con los precios medios más bajos.

  • Los residentes en Madrid son los compradores nacionales que realizan más transacciones en este segmento inmobiliario, con un 34% de las mismas.
  • La principal tendencia en el caso de los barceloneses es la compra de segundas viviendas dentro de Cataluña.
  • Sevillanos, vizcaínos, valencianos y zaragozanos también invierten en este segmento inmobiliario a nivel intrarregional o en provincias de comunidades limítrofes.
  • Excepto Alicante y Tenerife, donde los compradores extranjeros y nacionales se igualan, el mercado de segunda vivienda en el resto del territorio nacional está liderado por inversores españoles.

El mercado de la segunda vivienda tiene un importante peso en el mercado inmobiliario español. De hecho, este segmento concentra más de un 20% de las compraventas de viviendas que se efectúan en nuestro país.

Las viviendas vacacionales han experimentado un importante crecimiento animado por el auge del alquiler turístico. En cifras, el año pasado había en España más de 470.000 pisos de alquiler para corta duración, un 30% más que en 2016.

Aunque hay provincias como Alicante y Tenerife, donde los compradores extranjeros ejecutan casi la mitad de las compraventas de segunda vivienda, los españoles protagonizan la mayor parte de las operaciones en el resto del territorio nacional.

Tomando como partida este contexto, el portal inmobiliario Vitrio ha analizado las peculiaridades y los patrones comunes de los compradores nacionales en el mercado inmobiliario de la segunda vivienda:

Los madrileños, principales compradores de segunda vivienda en España

Los residentes de Madrid ocupan un protagonismo superlativo en la adquisición de este tipo de inmuebles con más de un tercio de las compraventas efectuadas (34%). En cuanto a sus preferencias a la hora de invertir en este tipo de inmuebles, los dos destinos más demandados son Alicante y Toledo, que concentran más del 20% de las compras. Mientras que la primera provincia se mantiene como enclave predilecto para los madrileños que buscan las ventajas del turismo de sol y playa, desde Vitrio destacan que la provincia de Toledo supone para muchos de ellos un destino de retiro tranquilo, bien conectado con la capital y cuyos precios inmobiliarios distan bastante de los de Madrid: en la provincia madrileña, los precios de compra rondan los 2.497 euros el metro cuadrado; en Toledo, se sitúan en torno a los 810 euros de media.

Invertir dentro de Cataluña, la principal tendencia de los barceloneses

Además de por el volumen de las transacciones, que sumado con el de Madrid supone más de la mitad del total nacional, la provincia de Barcelona destaca porque la mayoría de las inversiones realizadas por sus residentes se efectúan en territorio catalán. Las provincias de Tarragona y Girona son las preferidas por los barceloneses para comprar su segunda vivienda debido a que son enclaves costeros y a que tienen buenas conexiones con la Ciudad Condal. En concreto, ambas provincias concentran más del 36% de las compraventas efectuadas por los residentes en Barcelona.

Sevillanos, valencianos, vizcaínos y zaragozanos también se unen al “club de compradores de segunda residencia”

En estos casos, la demanda es fundamentalmente intrarregional o se dirige a las provincias de comunidades limítrofes: los sevillanos prefieren comprar su segunda vivienda en las provincias de Cádiz y Huelva, destacando municipios como Matalascañas y Chipiona, entre otros; los valencianos realizan más de la mitad de las compraventas (54%) en Alicante y Castellón; los vizcaínos ejecutan casi 1 de cada 3 operaciones (31%) en Cantabria; y 1 de cada 4 zaragozanos prefiere Huesca, debido al importante peso en la provincia del turismo de esquí y montaña, según los expertos de Vitrio.