Entradas

  • La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), compuesta por las Patronales Nacionales del sector turístico, la Secretaría de Estado de Turismo, las Comunidades Autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha aprobado por unanimidad la creación de un sello del ICTE, Safe Tourism Certified, -un sello turístico transversal, al abarcar 21 subsectores- y al que voluntariamente podrán optar las empresas, organizaciones y recursos turísticos, como marca de garantía y certificación de implantación del Sistema de Prevención de Riesgos para la Salud frente a la COVID-19, marca que se alcanzaría después de haber superado una auditoría realizada por empresas independientes.

La Junta Directiva del Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) ha aprobado en la reunión celebrada en el día de hoy el esquema en el que se va a desarrollar la implantación de los protocolos elaborados desde el ICTE en colaboración con la Secretaría de Estado de Turismo (SET), y que afectan a 21 ámbitos diferentes de la cadena de valor del turismo español.

En la reunión han participado la Secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, quien ha podido vivir en primera persona, así como la Consejera de Turismo de Murcia, María Cristina Sánchez, quien participa en la Junta Directiva como representante rotatoria de las Comunidades Autónomas y la FEMP, la aprobación por unanimidad de todas las patronales turísticas y hosteleras de la propuesta lanzada desde el ICTE. En concreto, han estado presentes, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHE), la Federación Española de Campings España (FEEC), la Asociación para la Calidad del Turismo Rural (ACTR), la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), la Confederación Española de Transporte en Autobús (CONFEBUS), la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL), los empresarios de Ocio Nocturno (Noche Madrid), la Asociación Nacional de Estaciones Náuticas y la Asociación Nacional de Empresas de Turismo Activo (ANETA) y la Real Federación Española de Golf (RFEG).

El presidente del ICTE, Miguel Mirones, hizo un detallado informe de todo el trabajo desarrollado por el Instituto desde el pasado día 15 de abril en que se celebró la Junta Directiva que aprobó la propuesta de desarrollar desde el Instituto los protocolos para la reapertura del sector turístico español incorporando medidas para la reducción de riesgos higiénico-sanitarios frente a la COVID- 19, así como la aprobación por consenso por parte de la Conferencia Sectorial (en la que están presentes el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y todas las Comunidades Autónomas) celebrada el día siguiente, de la encomienda al ICTE de la elaboración de los protocolos para todo el sector turístico español coordinadamente con la Secretaría de Estado de Turismo.

El presidente ha informado de que, a día de hoy, ya se han culminado los protocolos -consensuados en los grupos sectoriales, los sindicatos UGT y CCOO, y con la supervisión de la Asociación Española de Servicios de Prevención laboral (AESPLA) y de PRLInnovación- de los subsectores de Balnearios, Agencias de Viaje, Campings y Ciudades de Vacaciones, Servicios de Restauración, Hoteles y Apartamentos Turísticos, Albergues/Hostels, Alojamientos Rurales, Guías de Turismo, Campos de Golf, Turismo Activo, Museos y Sitios Patrimoniales y Oficinas de Información Turística. Asimismo, en la próxima semana se espera finalizar el resto de protocolos, que son Parques de Atracciones y de Ocio, Actividades Náuticas, Espacios Naturales Protegidos, Transporte por Carretera, Ocio Nocturno, Turismo MICE, Playas, Espacios Públicos Singulares y Visitas de turismo industrial, lugares culturales, naturales e históricos.

De esta forma, la Junta Directiva ha aprobado por unanimidad iniciar el proceso para la internacionalización de estos protocolos en el ámbito normativo internacional que representa ISO, para lo cual, previamente, se convertirán en especificaciones técnicas públicas en el seno de UNE, organización que ya ha mostrado su disposición a colaborar para favorecer esa transición de forma inmediata.

Por lo tanto, a lo largo del mes de mayo se producirá la transición a especificaciones técnicas UNE y, durante la primera quincena de junio, se elevarán los documentos a ISO para su debate en los diferentes grupos de trabajo internacionales. Hay que señalar que el ICTE, en colaboración con UNE, lidera a nivel mundial estos procesos de normalización en el sector turístico, al presidir España y tener la Secretaría Técnica de ISO/ TC228 de Turismo y Servicios Relacionados, así como de los grupos de trabajo específicos de Hoteles, Balnearios y Turismo Médico, Puertos Deportivos y, próximamente, el de Visitas a Instalaciones Industriales y Bodegas; y esto, después de haber liderado grupos ya cerrados al haberse ya editado la norma ISO correspondiente en Playas, Oficinas de Información Turística, Espacios Naturales Protegidos, etc.

Para cerrar el círculo habitual en los procesos de normalización, se ha aprobado también crear el sello del ICTE, “Safe Tourism Certified”, al que voluntariamente podrán optar las empresas, organizaciones y recursos turísticos, como marca de garantía y certificación de estos protocolos, marca que se alcanzaría después de haber superado una auditoría realizada por empresas independientes.

Cabe destacar que, a lo largo del día de ayer, el ICTE cerró también los acuerdos con las principales empresas auditoras presentes en España que, homologadas por el Instituto, vienen realizando las auditorías del Sistema de Calidad Turística Española, representando por la Marca “Q”. Estos acuerdos recogen que serán estas empresas las únicas reconocidas para auditar esta Marca turística transversal, al abarcar 21 subsectores y un ámbito geográfico estatal, reconociendo este sello como el que representa al sector turístico español en su conjunto en materia de implantación del Sistema de Prevención de Riesgos para la Salud frente a la COVID-19. Las empresas auditoras son Adok Certificación, AENOR, APPLUS, Bureau Veritas, OCA Global, SGS y Tüv Rheinland.

En este contexto, todas las empresas podrán disponer gratuitamente de los protocolos que finalmente avale el Ministerio de Sanidad, y tras su implantación, podrán optar voluntariamente a la certificación del proceso de implantación del Sistema de Prevención de Riesgos para la Salud frente al COVID-19 y conseguir el sello “Safe Tourism Certified” para generar confianza en los clientes y operadores turísticos nacionales e internacionales.

Tal y como subraya Miguel Mirones, presidente del ICTE, “el respaldo de todo el sector turístico al esquema presentado por el Instituto para, primero, elaborar los protocolos de 21 subsectores en colaboración con la Secretaría de Estado de Turismo para su posterior validación por parte del Ministerio de Sanidad, y ahora
crear un sello único y transversal para todo el sector al que voluntariamente podrán optar las empresas y gestores de destinos, sitúa a España de nuevo como pionera y líder mundial en materia de normalización y certificación en el ámbito turístico”.

El presidente ha añadido que “Safe Tourism Certified quiere transmitir el concepto de turismo seguro certificado, recogiendo en el propio sello que lo que se está certificando es la implantación de un sistema de prevención de riesgos para la salud frente a la COVID-19”.

Dedicada a Nuestra Señora Santa María y declarada Monumento Nacional en 1889, la construcción de este templo, orientado hacia naciente, debió de iniciarse en los años finales del reinado de Fernando ll de León (1157-1188). Comenzada siguiendo un proyecto tardorrománico, que aún conserva en buena medida en su perímetro exterior a pesar de las modificaciones posteriores (antesacristía, capilla mayor, capilla del Pilar y sacristía), dibuja planta de cruz latina con cabecera triabsidal escalonada, transepto bien desarrollado y tres naves. Tres portadas dan acceso al interior del templo que se completa al norte con el claustro.

Hacia los pies del templo sobresale, rompiendo el primitivo perímetro del edificio, la capilla del Pilar, levantada entre 1748 y 1753. Su promotor fue el obispo zaragozano don Clemente Comenge. En el muro de la nave sur, al igual que en el de la norte, destacan, provenientes de la primera campaña constructiva, las magníficas ventanas tardorrománicas que las iluminan directamente.

La fachada de poniente, que luce de la obra originaria el friso de siete arquillos ciegos trilobulados que adornan el exterior de la capilla del Sagrario, aparece dominada por la portada occidental y la gran mole de la torre, ideada por el arquitecto Juan de Sagarbinaga y levantada entre 1764 y 1772.

En el interior, fruto de la primera campaña constructiva, las tres naves aparecen diferenciadas por pilares con semicolumnas. Las bóvedas de las naves laterales, realizadas ya bien avanzado el s. XIII, son cuputiformes; idénticas a las que ya en el siglo XIV se utilizaron para cerrar el crucero y la nave central, si bien éstas aparecen animadas con esculturas, entre las que destacan las sitas en el primer tramo de la nave, desde la cabecera, que representan a un rey, una reina, un obispo y un mendicante. Y que la historiografía local identifica con Fernando ll, doña Urraca, el primer obispo civitatense y San Francisco de Asís.

La primitiva capilla mayor, que amenazaba ruina, fue sustituida en el siglo XVI por la actual, para la que dio nueva traza en 1540 Rodrigo Gil de Hontañón. Esta capilla estuvo presidida por el destacable retablo pintado entre 1480 y 1488 por Fernando Gallego, que en la actualidad se encuentra en el Museo de la Universidad americana de Tucson, en Arizona.

Las capillas laterales, a las que se accede a través de arcos apuntados fueron capillas de enterramiento de dos de las familias principales de la ciudad. La capilla del evangelio, fue enterramiento de la familia de los Chaves y la de la epístola, fue el panteón de los Pacheco.

En los tramos centrales de la nave principal se significa de forma maravillosa el coro catedralicio, cuyos muros perimetrales, en los que aún se conservan dos pequeñas pero bellísimas puertas coetáneas a su realización, rematan en una engalanada y calada crestería gótica. La sillería coral fue realizada entre 1498-1504 por Rodrigo Alemán. Alemán y sus colaboradores labraron 72 sillas y en ellas puso de manifiesto su imaginación y su amplio conocimiento de fuentes religiosas y profanas.

Al claustro se accede a través de una sencilla puerta, abierta en la primera fase constructiva del templo. En planta dibuja un cuadrado casi perfecto, dividiéndose cada lado en cinco tramos rectangulares. Levantadas las pandas occidental y meridional en el siglo XIV, las dos restantes datan del segundo tercio del siglo XVI. Las galerías, a imitación de la de poniente, la más antigua, rasgan arcos apuntando divididos por tres o dos columnas con capiteles vegetales y figurativos, intervenidos drásticamente en 1911 por J. Tarabella. En el ángulo suroeste fue enterrado el cantero que dirigió la obra de las crujías góticas, Benito Sánchez. Las dos crujías restantes, que con las ya realizadas no desentonan, se levantaron entre 1526 y 1539 bajo la dirección del cantero Pedro de Güemes, cuyo retrato, junto con el del racionero Villafañe, aparece en la portada plateresca que abierta a la galería oriental da paso al patio.

La portada norte, del Enlosado o de Amayuelas, fruto en sus dos tercios inferiores de la primera campaña de trabajos se decora con motivos romboidales y florales. Se completa hacia la cabecera con un arco ciego engalanado en sus dovelas con once cabezas humanas. Llama la atención en esta portada su falta de simetría, acentuada con la apertura en la parte alta, en el s. XIV, de un gran rosetón bajo un arco conopial. Perpendicular a esta portada está el muro de cierre de la crujía este del claustro, que remata en una balaustrada con elementos decorativos del gótico final y del primer renacimiento, y en el que destaca la llamada puerta del Esviaje, abierta en 1540 y en la que su autor, García de la Puente, mostró su gran maestría en los cortes de cantería.

La portada meridional o de las Cadenas, fruto en su mitad inferior de la primera campaña de trabajos y que al igual que la portada norte denota una clara asimetría respecto del hastial (potenciada por el gran rosetón abierto en lo alto bajo un arco conopial), queda precedida por un atrio configurado en su aspecto actual en 1783. La puerta voltea arco de medio punto y tres arquivoltas que descansan en columnas con capiteles animados con motivos vegetales los extremos y con arpías los centrales.

Sobre ella, y bajo el arco escarzano que cobija la entrada, brillan cinco magníficas esculturas del primer tercio del s. XIII, que representan a El Salvador, en realidad una maiestas domini, flanqueado por San Juan, San Pedro, San Pablo y Santiago.

Encima del arco escarzano discurre una galería de doce arcos apuntados, ciegos y profusamente engalanados, que apean en columnas con capiteles decorados con motivos vegetales, aves y cabezas, y que acogen otras tantas esculturas góticas, labradas en torno a 1230, y que ya fueron identificadas con personajes del Antiguo Testamento. De izquierda a derecha son: Abraham, Isaías, la reina de Saba, Salomón, Ezequiel, Moisés, Melquisedec, Balaam, David, Elías, San Juan Bautista y Jeremías. Hacia la cabecera lucen dos arcos ciegos superpuestos, amparando el superior la escultura de una Virgen que sentada sostiene a modo de trono, de sedes sapientiae, al Niño Jesús en sus rodillas.

El coro cuenta con dos órganos, el órgano pequeño o realejo, dispuesto en el lado del evangelio, fue realizado en 1725 por Pedro Liborno Echevarría; el mueble del grande, situado en el lado contrario desde finales del siglo XVIII, se debe a Manuel de Larra Churriguera, que lo diseñó en torno a 1725. Por su parte, el trascoro es obra de Ramón Pasqual Díez, que lo realizó en estuco imitando mármoles en 1787.

El Pórtico del Perdón o de la Gloria, situado a los pies de la Catedral, se organiza a partir de un doble acceso que, dividido por una esbelta columna rematada en una pétrea Virgen con el Niño, queda franqueado a cada lado por seis columnas, unas con capiteles vegetales y otros historiados. Las arquivoltas se adornan con figuras y la representación principal del tímpano es la Coronación de la Virgen. La realización de esta labor escultórica habría que fecharla, como muy pronto, a mediados del siglo XIII.

En la nave del evangelio sobresale el sepulcro dotado por Fernando de Robles y María Pérez Piñero en 1560, conocido como el Altar de alabastro o de la Quinta Angustia, en alusión al material y a la excelente escena que acogida en el arco inferior talló Lucas Mitata, la organización arquitectónica se debe a Pedro de Ibarra y la decoración pictórica a Juan de Borgoña el Joven.

Fuente: Cabildo de la S.I. Catedral de Ciudad Rodrigo

 

Escuelas mayores (antigua Universidad)

Su construcción fue ordenada por el Papa Luna, y se llevó a efecto entre los años 1415 y 1433; es de estructura gótica. La fachada principal se adosó posteriormente (en 1529 ya estaba concluida), y constituye la más renombrada obra plateresca salmantina. Destaca en su cuerpo inferior el medallón central con las figuras de los Reyes Católicos asidos a un único cetro -detalle simbólico de la unidad española-, a cuyos lados figuran el yugo y las flechas, símbolos de los monarcas: a su alrededor se observa una inscripción griega alusiva a la mutua dedicación, con la frase «los Reyes a la Universidad y ésta a los Reyes”. A la derecha del medallón de los Reyes Católicos, y en la pilastra más ancha, hay tres cráneos o calaveras: en la de la izquierda está colocada la «famosa rana» -en realidad es un sapo-, que representa el sentido del pecado que lleva a la perdición y a la muerte. En el segundo cuerpo encontramos un gran escudo de España con las armas del emperador Carlos V, y a izquierda y a derecha del mismo se observan -respectivamente- sendos escudos con el águila imperial bicéfala, (que alude al Imperio de Alemania), y el águila coronada de San Juan, que alude al reino de España; sobre ellos hay una serie de bustos de la mitología grlega, alojados en conchas de marcado clasicismo. En el centro del tercer cuerpo se representa una escena que comprende un pequeño estrado sobre el cual un Papa, sentado bajo los símbolos pontificios, se dirige a clérigos y prelados; se ha supuesto que este Pontífice pudiera ser Benedicto XIII, quien otorgó estatutos y constituciones a la Universidad de Salamanca, aunque también cabe la posibilidad de que se trate de Martin V, que protegió al Estudio Salmantino en el mismo sentido. A ambos lados se muestran sendas alusiones a la mitología clásica, representadas por una Venus, en el recuadro izquierdo, y por una figura de Hércules, en el derecho.

El interior del zaguán comunica con el claustro bajo de la Universidad. Encontramos dos bóvedas góticas de traza estrellada decoradas con bellas claves talladas; la clave central primera ostenta el escudo de España, con la granada; la clave central segunda reproduce el sello de la Universidad.

En el claustro bajo, dividido en cuatro crujías rectangulares cubiertas con techumbres de inspiración mudéjar, se encuentran las distintas aulas -antiguamente denominadas “generales»-, sobre cuyas puertas aún se conservan lápidas con inscripciones indicativas del destino de cada una de ellas. Seguiremos la visita¿ en dirección hacia la izquierda del claustro, hallando las dependencias que seguidamente se describen.

Aula Dorado Montero: en ella impartió sus lecciones el gran jurista Pedro Dorado Montero. Sobre su pequeña puerta se observa una inscripción en pizarra azul que nos recuerda que allí se enseñaba la elocuencia (el arte de «decir bien»).

Aula Miguel de Unamuno: en recuerdo del profesor y rector Unamuno. Fue antigua aula general de Derecho Canónico, como atestigua el color verde de la inscripción situada sobre la puerta. En la actualidad se utiliza para conferencias y otros actos públicos.

Universidad de Salamanca

 

Aula Fray Luis de León: en ella explicó el maestro Fray Luis de León. Las puertas, que tienen una decoración típica de “pergaminos”, son características de fines del siglo XV, y sobre las mismas se observa una inscripción sobre fondo blanco, que era el distintivo de Teología. Se conserva su disposición primitiva, dándonos idea de las condiciones materiales y ambientales en las que se desarrollaba la enseñanza universitaria. Los bancos de madera son muy rudimentarios -vigas a modo de asiento y de mesa- , aunque en su momento supusieran una comodidad extraordinaria para los estudiantes, si se tiene en cuenta que en todas las universidades europeas los alumnos habitualmente se sentaban en el suelo.

Al fondo del aula, una cátedra para el profesor -en ella pronunció Fray Luis su famoso «decíamos ayer» al incorporarse de nuevo a su labor docente tras el encarcelamiento inquisitorial-, y debajo de la cátedra, un asiento más modesto, que utilizaba normalmente el lector. Las tribunas, o escaños, del lado derecho y del frente se reservaban para doctores o invitados distinguidos.

Universidad de Salamanca

Paraninfo: fue antigua cátedra general de Derecho Canónico, tal como indica la inscripción que se conserva sobre la puerta, bajo el escudo papal marcado con la tiara y las llaves pontificias y la media luna del pontífice Pedro de Luna (adoptó el nombre de Benedicto XIII al ser promovido al solio pontificio). En el Paraninfo se celebran los actos académicos solemnes de la Universidad. Está presidido por un gran dosel que, bajo las armas pontificias, símbolo de la Universidad, cobija un estandarte de color púrpura, rematado por una cruz gótica que posee gran valor artístico y, sobre todo, histórico, por cuanto fue donado por el príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos, a los estudiantes de Salamanca en el tiempo que fue Señor de la ciudad. A ambos lados, así como en distintos lugares de la sala, tapices bruselenses del siglo XVII con motivos mitológicos e históricos. A la derecha de la cátedra que ocupa el conferenciante en las solemnidades académicas destaca un cuadro de colores blanco. negro y gris -una grisalla- en la que están representados los Reyes Católicos. Al fondo del Paraninfo en el lado opuesto a la presidencia- sobresale un retrato del rey Carlos IV, del taller de Goya, reproducción del original que existe en el Museo del Prado. A ambos lados de este muro, unas lápidas conmemorativas con los nombres de ilustres profesores del viejo Estudio Salmantino.

Paraninfo de la Universidad de Salamanca

Aula Francisco de Vitoria: en recuerdo del gran impulsor del Derecho Internacional, fue antigua cátedra de Medicina. como lo indica la inscripción en fondo amarillo -distintivo de dicha Facultad- situada sobre la puerta. En la actualidad se dedica a reuniones científicas y conferencias.

Pasada el aula Francisco de Victoria, y en el centro de la crujía oriental del claustro. se accede a un amplio zaguán que comunica el claustro con la Plaza de Anaya. Fue antigua capilla universitaria. Conviene detenerse en la observación de su techumbre mudéjar. El pequeño tamaño de esta dependencia determinó la necesidad de trasladar la capilla a un local más amplio, como veremos más adelante.

Sala de las tortugas: su denominación actual obedece al hecho de que alberga la segunda más importante colección de quelonios fósiles que existe en el mundo. Actualmente se ha trasladado a la Facultad de Ciencias.

Aula de la Columna: en su decoración destacan una serie de cuadros que representan, respectivamente, al rey Carlos II (copia del original del Museo del Prado, obra del pintor Carreño de Miranda), a don Juan José de Austria posiblemente se trata de la réplica de un original del mismo pintor, y al Rey Felipe III defendiendo el dogma de la Inmaculada Concepción. También sobresale un lienzo de la Inmaculada, firmado por Latorre, copia del modelo murillesco.

Aula de las lenguas antiguas: la utiliza en la actualidad el Servicio de Publicaciones de la Universidad.

Capilla de la Universidad: Ia construyó en el siglo XVIII el arquitecto Simón Gavilán Tomé. Aparece presidida en su puerta por un cuadro de san Jerónimo, atribuido al pintor Simón Pitti. En el retablo, en mármoles de colores, se combinan el estilo barroco, evidente en los relieves de bronce de la parte inferior, y el neoclasicismo de sus columnas. En su cuerpo inferior destacan tres lienzos del pintor Francisco Cacciániga: en el del centro se representa el juramento de profesores de la Universidad defendiendo el dogma de la Inmaculada Concepción; en el de la izquierda, San Juan de Sahagún en el Milagro del Pozo Amarillo: y a la derecha, Santo Tomás de Villanueva socorriendo a los pobres. El cuerpo superior presenta en su centro un relieve de bronce dorado que representa a San Jerónimo escribiendo, y a ambos lados del mismo, un lienzo con San Agustín y otro con Santo Tomás de Aquino. Corona el retablo un calvario, obra de Antonio González Ruiz.

Pieza notable de la capilla es el púlpito, hecho de igual mármol que las puertas de la sacristía. Es de destacar en el muro derecho de la capilla un sepulcro en mármol blanco y negro, realizado por el escultor Nicasio Sevilla, en el que se guardan los restos de Fray Luis de León (dicho escultor también llevó a cabo el monumento a Fray Luis erigido en el Patio de Escuelas). Antes de salir de la capilla, puede contemplarse a la derecha de la puerta un retrato de San Juan de Ribera, que fue estudiante de nuestra Universidad, realizado por Gregorio Ferro.

Aula de Salinas: fue antigua general de Derecho Civil -lo indica el fondo rojo de su rótulo , y se denomina así en recuerdo de Francisco de Salinas, catedrático de Música de esta Universidad en el siglo XVI. Se utiliza para enseñanzas de música. conciertos y ciclos de conferencias. En el testero se halla un mueble atril del siglo XVI, sobre el que está situado un gran cantoral en pergamino. Tres retratos de Reinas (doña Ana de Austria, esposa de Felipe II, vestida en plata: doña Margarita de Austria, esposa de Felipe III, de rojo, y doña Isabel de Borbón, esposa del rey Felipe IV, vestida de marrón), así como dos lápices bruselenses con motivos referentes a la historia de Eneas.

Escalera de la Universidad: a través de ella se accede a la planta alta del edificio. Se abre en un espacio gótico, con una bóveda decorada con bellas arandelas ornamentadas con el sello de la Universidad. La decoración de su pasamanos con relieve es de carácter renacentista –plateresco-, y está inspirada en grabados del holandés Israel Van Meckenem; puede ser contemplada a modo de un programa alegórico que describe el ascenso a la sabiduría a través de la consecución de la pureza y el amor casto, y el vencimiento de la lujuria.

En el claustro alto encontramos la puerta de la Biblioteca, de un estilo gótico tardío, con una maravillosa y delicada talla, en la que se representan una serie de animales mezclados con hojarascas y la flor de cardo. La Biblioteca -la primera universitaria de Europa- fue fundada pon Alfonso X en 1254. Se conservan 2.800 manuscritos y numerosos códices e incunables. En esta galería del claustro puede apreciarse una mezcla de estilos muy curiosa: junto al ya citado gótico final de la puerta de acceso a la biblioteca, los ventanales presentan arcos dc contracurvas muy característicos de la tradición mudéjar. aunque realizados en purísimo estilo gótico final, y en la parte alta del muro el friso es de clara influencia italiana. En la techumbre también se constata este fenómeno (influencias árabes e italianas). En el muro del fondo de la galería encontramos la representación pictórica de dos santos. Obra de Juan de Flandes. así cono filacterias con alusiones a enfermedades y peligros que pueden producirse cuando se lleva una vida desordenada (indudablemente se trataba de un consejo dirigido hacia los estudiantes). Llama la atención, desde la galería. una centenaria sequoia californiana plantada en el centro del patio. También conviene prestar atención en este momento a los maravillosos contrastes que ofrecen los arcos de contracurvas, la Catedral, y la gran espadaña con el sello de la Universidad debajo de la campana grande; ésta sigue tañendo con ocasión de actos académicos especialmente solemnes (investidura de doctorado «honoris causa«. festividad de Santo Tomás, inauguración del curso académico).

Rectorado de la Universidad

Fue antiguo hospital de estudiantes y se construyó hacia 1472. Es un edificio de estructura gótica, aunque también presenta una crestería calada típicamente plateresca. Sobre la puerta de acceso -en su parte más alta- destacan tres escudos que datan de entre 1469 y 1492; en los escudos laterales se cuartelan los castillos y leones del reino de Isabel, con los palos y águilas integrantes de la Corona aragonesa; la ausencia del símbolo del reino de Granada atestigua una fecha anterior a 1492 en que fue unido al resto de España. El escudo central ostenta los cuarteles de Castilla y León.

Por el zaguán de entrada se accede -a la izquierda- a una estancia que fue la antigua capilla del hospital, y que actualmente es sala de reuniones de la Junta de Gobierno de la Universidad. El resto de las dependencias constituyen la sede del Gobierno de la Universidad (Rector, Vicerrectores, Secretaría General), del Consejo Social (órgano de participación de la sociedad en la Universidad) y de los Servicios Administrativos Centrales.

Escuelas menores

Tuvieron como misión impartir las enseñanzas previas a los estudios propiamente universitarios que se cursaban en las Escuelas Mayores. La pequeña portadita plateresca de acceso muestra claramente grandes semejanzas con la fachada de la Universidad, y presenta una puerta con doble arco de medio punto soportado sobre una columna de capitel clásico. Destacan el escudo del emperador Carlos V, en el centro, y dos águilas bicéfalas a los lados. En la parte superior de la fachada se observa el emblema de la Universidad, con la tiara y las llaves, y a ambos lados una representación de San Pedro y San Pablo. El pequeño zaguán a cielo abierto presenta una pequeña bóveda gótica junto a la portada, y al fondo, un escudo de la Universidad en la versión del profesor y los alumnos, con la divisa del Estudio Salmantino: Omnium Scientiarum Princeps Salmantica Docet.

En el patio rectangular tiene arcos de contracurvas, siguiendo la misma configuración del claustro alto de las escuelas mayores. Su estructura es algo más robusta, todavía gótica en los pilares y en los capiteles; la crestería ha sido modificada por lógicas variaciones en el tiempo, conservando aún algunos elementos platerescos. En el claustro se abren las aulas en las que los estudiantes cursaban el trivium y el quadrivium, superados los cuales ya podían acceder a las escuelas mayores. Siguiendo la visita hacia la derecha del claustro, destacan las dos dependencias que seguidamente se describen.

Escuelas Menores de la Universidad de Salamanca

Sala de exposiciones: fue Aula Magna y presenta dos techumbres muy interesantes; una de tipo mudéjar artesonada, y otra también artesonada pero ya renacentista, con una decoración claramente italiana.

Museo de la Universidad: destaca una parte de la bóveda de la antigua biblioteca, denominada tradicionalmente «Cielo de Salamanca«, pintada por Fernando Gallego a principios del siglo XVI y arrancada y pasada a lienzo el año 1952. Se pueden admirar diversas piezas de orfebrería religiosa de gran valor, tales como custodias; cálices, copones, atriles, relicarios del siglo XVII, etc. También se exponen una colección de casullas y dalmáticas, ternos de ceremonial que se utilizan todavía en los actos religiosos; algunos bancos representativos de los antiguos colegios de la propia Universidad; una curiosa figura de un hombre de tamaño reducido utilizada para enseñanzas prácticas de Medicina; un arca, una antigua bandera y unas tablas procedentes de un antiguo retablo del hospital de estudiantes que representan la Anunciación y la Adoración de los Reyes; una serie de tablas del siglo XVI, muebles de los siglos XVII y XVIII. asi como una mesa rococó procedente del Colegio Mayor San Bartolomé, etcétera.

Fuente: Universidad de Salamanca.

Esta ruta parte también de la Plaza Mayor por la Calle del Prior hasta la Plaza de las Agustinas, donde está el Convento de las Agustinas, o la Purísima (17) y el Palacio de Monterrey (18). A la izquierda por la calle Ramón y Cajal se encuentra el Colegio Fonseca (19) y, pasando por el Campo de San Francisco, llegamos al Convento de las Úrsulas (20), en la calle del mismo nombre y hacia la Casa de las Muertes (21). Subiendo por la calle de los Condes de Crespo Rascón, a la izquierda encontramos la Plaza de San Juan Bautista, con la Iglesia de San Juan de Barbalos (22) y a la derecha la Plaza de Santa Teresa, donde se halla la casa de Santa Teresa (23), al final de Crespo Rascón llegamos a la Iglesia de San Marcos (24).

Pasamos a una breve descripción de los monumentos que tienes que ver:

17. Convento de Las Agustinas (La Purísima)

Es este templo el que con más pureza refleja los cánones italianos de todos los construidos en España en el siglo XVII. Encierra cinco retablos, de mármol napolitano, formando un conjunto de gran interés estético. El de la Capilla Mayor lleva en su centro un cuadro de la Purísima Concepción, firmado: “Jusepe de Ribera, español, valenciano, F. 1.635”

En otro retablo, el célebre San Genaro de Ribera, es otra de las obras más bellas de este genial pintor.

18. Palacio de Monterrey

Es el Palacio más popular de toda la arquitectura civil española del renacimiento. Ha quedado como el prototipo de la vivienda prócer de la España renacentista. Lo existente es solo la cuarta parte de lo que pudo ser, pues solo se construyó un ala. Es una de las obras más representativas del plateresco español. Su edificación data de 1539. Pertenece a la casa ducal de Alba.

19. Colegio Fonseca

Llamado del Arzobispo y luego de los Irlandeses, resume lo más selecto de la arquitectura plateresca. Se comenzó a construir en 1527 y destacan, su fachada y el patio, lleno de gracia y esbeltez. La Iglesia es de tipo gótico de los Reyes Católicos. En el interior se encuentra un retablo de Alonso Berruguete.

20. Convento de Las Úrsulas

Fundado en 1512 por D. Alfonso de Fonseca. Se encuentra en uno de los más bellos y evocadores parajes salmantinos. La iglesia es gótica, de una nave, con bóvedas de crucería estrellada y absidal. Destaca la decoración de la hornacina con medallones, fichas, flameros y columnas del arte de Diego Siloé. Esta iglesia tiene dos coros: el superior lo vela una rica reja gótica, el inferior tiene dos artesonados, con algunas tablas del siglo XVI.

21. Casa de las Muertes

Bello ejemplar del estilo plateresco. Levantado en los primeros años del siglo XVI. Las puertas y ventanas están ornamentadas con finas labores. Sus autores son los mismos que los de la fachada de la Universidad.

22. San Juan de Barbalos

Iglesia románica del siglo XII. Fundada por varios caballeros de la orden del hospital de Jerusalén. Destaca el retablo mayor, Churrigueresco, con una imagen de la virgen, del siglo XVI.

23. Casa de Santa Teresa

De severa apariencia, sin más ornamentos que los dos escudos de los Ovalle. Residencia de Sta. Teresa cuando ésta vino a Salamanca en 1570 a fundar el convento de San José. Aquí la Santa escribió el poema: “Vivo sin vivir en mí…”.

24. Iglesia de San Marcos

Interesantísimo ejemplar de iglesia románica circular. Fundada en 1178. Parece ser uno de los cubos defensivos de la puerta de Zamora. Tiene una hermosa escultura de la Virgen, del siglo XVI.

25. Iglesia de Sancti Spiritus

Típica construcción de iglesia española del siglo XVI. Conserva la estructura gótica y se encuentra, sin embargo, ornamentada con formas italianas. Destaca el retablo del altar, de gran lirismo, la escultura de San Rafael y el coro.

26. Iglesia de San Julián

Fundada en 1107 de la época románica conserva las torres y la portada norte. El interior de la nave es de estilo barroco, excepto la cubierta de la capilla mayor.

27. Iglesia de Santo Tomás de Canterbury

Iglesia románica, llamada también Santo Tomás Cantuariense. Fundada en 1175. Es de cruz latina y tres ábsides.

28. Antigua Iglesia de las Bernardas

Fundada por Doña. María de Anaya en 1522 y construida por Rodrigo Gil de Hontañón y Martín Navarro. puede considerarse como prototipo de los templos de modalidad típicamente salmantina.

29. Calatrava

Fundado por las órdenes militares en 1522. Comenzado por Joaquín Churriguera en 1717 y reformado por Jovellanos en 1790. Este edificio es del más desenfrenado barroquismo. Hoy es el Seminario de los Padres Agustinos.

30. Iglesia de Santiago

Es la muestra de la influencia morisca en Salamanca. Situada en la ruta de la peregrinación a Compostela, conserva los ábsides de arquería con ladrillo.

31. Convento de Las Claras

Convento cuyos orígenes se remontan al beaterio de la ermita de Sta. María en 1250. En su interior cabe destacar el coro y el retablo mayor, churrigueresco, de insólita calidad.

32. Casa Lis

Antigua Mansión privada de estilo modernista, actualmente restaurada y propiedad del Ayuntamiento.

Visita también la Ruta 1 por lugares de interés de Salamanca.

Salamanca, en su larga trayectoria histórica, ha sido protagonista de los hechos más significativos de la historia de España. Restos prerromanos encontramos en el Teso de San Vicente, junto al Tormes, en el verraco situado en el centro del Puente Romano, en las Murallas, en numerosas inscripciones y en el itinerario de la Calzada de la Plata que, pasando por Salamanca, unía a Mérida con Astorga. Salmántica perteneció a la provincia de Lusitania, fue sitiada por Aníbal y pocas noticias conocemos de la época visigoda. Desde el tercer Concilio de Toledo encontramos participando en sus decisiones a los obispos de esta ciudad.

Conquistada por los árabes, perdida y recuperada varias veces por los cristianos y asegurada ya definitivamente la Reconquista por el gran rey europeizante Alfonso VI, encargó la colonización de esta parte del reino a su yerno, el conde Raimundo de Borgoña, casado con su primogénita Doña Urraca, en 1096, y le otorgó el primer fuero.

Alfonso IX fundó el Estudio General en 1200. Debe, pues, a aquel rey, Salamanca, su nombradía y prosperidad. La nueva Universidad mereció pronto grandes mercedes de Fernando el Santo y de Alfonso X el Sabio. Este monarca fija las dotaciones de catedráticos de la Universidad y en 1254 el Papa Alejandro IV confirma y llama a la Universidad de Salamanca “una de las cuatro lumbreras del mundo”.

Época de agitación fue en Salamanca, como en el resto de España, el siglo XV. Las luchas entre los partidarios de D. Alvaro de Luna y de los infantes de Aragón eran enconadas. Pero los combates, más violentos que dividieron la ciudad en dos bandos enemigos se acentuaron por un trágico suceso acaecido en 1465. Dos hermanos de la familia de los Manzano mataron a otros dos de la familia Enriquez, de Sevilla, por un incidente del juego de pelota. Cuándo su madre, Doña María Rodríguez de Monroy -llamada después Doña María la Brava- vio los cadáveres de sus hijos, salió silenciosa en persecución de los asesinos. Los encontró en una posada de Viseu, les hizo dar muerte, y trayendo las cabezas de los dos Manzano, los arrojó sobre las losas de la Iglesia de Sto. Tomé que cubrían los restos de sus hijos.

La ciudad se dividió en dos bandos enemigos, que tomaron por nombre las parroquias de Santo Tomé y San Benito, bandos que ensangrentaron la ciudad, a pesar de las fervorosas predicaciones de San Juan de Sahagún.

Varias veces la visitaron los Reyes Católicos, siendo una de ellas con motivo del fallecimiento de su hijo el príncipe Don Juan en 1497. El Rey Católico residió aquí desde octubre de 1505 a marzo de 1506.

Carlos I visitó Salamanca en 1534, y Felipe ll en 1543 desposándose aquí con su primera mujer, María de Portugal. Felipe ll y su esposa Doña Margarita de Austria la visitaron en 1600.

Salamanca intervino en la Guerra de Sucesión, declarándose a favor de Felipe V. Conquistada por las huestes del archiduque, fue pronto recuperada por el fundador de la dinastía borbónica, el cual permaneció aquí varios días en 1710, acordándose entonces la construcción de la Plaza Mayor.

Terribles fueron para Salamanca los efectos de la Guerra de la Independencia. De 1808 a 1811 estuvo abierta a los ejércitos que sobre el suelo de España se disputaban la hegemonía de Europa. Por fin, la batalla de los Arapiles, en las mismas puertas de la ciudad y en la que Wellington derrotó a los napoleónicos, alejó a éstos de este país. Pero al marcharse habían destruido maravillosas joyas arquitectónicas, muchos colegios, casas nobles, edificios que, como el Colegio Mayor de Cuenca, era considerado como “una de las maravillas de la arquitectura”.

Si la historia política de Salamanca no es muy accidentada, fue la vida de la Universidad en sus diversas incidencias, provisión de cátedras, relación entre profesores y estudiantes, de éstos con la población de la ciudad, lo que informó su historia hasta el siglo XIX.

En la esfera del arte, todos los estilos han dejado su huella más prócer y exquisita en esta ciudad. El Plateresco español de calidades decorativas y fina ejecución, ofrece en Salamanca sus más bellos modelos. Esta tendencia decorativa del estilo plateresco acentúa sus posibilidades al estar trabajada en una piedra mollar, de bello color áureo, la famosa piedra de Villamayor.

Las personalidades históricas que han pasado por la ciudad, tanto en el campo universitario como en el de las artes y las letras, son incontables, desde Fray Luis de León, Nebrija. Francisco de Vitoria, Cervantes. Menéndez Valdés, San Juan de la Cruz; hasta Miguel de Unamuno o Gonzalo Torrente Ballester, han ido dejando impronta de su saber en esta hermosa villa.

La ciudad ofrece hoy el aspecto de sus similares en las demás provincias españolas, si bien intensificada su vida espiritual por la acción de la Universidad, estudios ahora reavivados por la fundación de la Universidad Pontificia. Es la vida universitaria, en sus múltiples aspectos, la que da emoción y color a su ritmo cotidiano. Su tradición, su ambiente actual, la hacían apta para ser, como Oxford y Cambridge, la ciudad universitaria española. La vida ordinaria puede decirse que se concreta en la magnífica Plaza Mayor, bajo sus soportales encuentran resonancia todos los acontecimientos ciudadanos.

Fuente: Ayuntamiento de Salamanca

Cada año son más los extranjeros que compran casas en nuestro país. Cómo es este comprador internacional, su perfil y expectativas, qué tipología de producto residencial demanda o cuáles son las herramientas de marketing y comerciales más eficaces para captarle y seducirle son algunas de las cuestiones clave que analizará la segunda edición del International Second Home Summit.

Los extranjeros compraron el pasado año en nuestro país algo más de 65.000 viviendas, un 12,6% del total, según recoge Registradores en su último Anuario. La cifra, un 6,5% superior a la de 2017, confirma el creciente interés internacional por el producto turístico residencial español. De hecho, desde 2010 la demanda foránea dibuja una línea ascendente hasta situarse porcentualmente, aunque no en términos absolutos, por encima de los niveles pre crisis: una prueba irrefutable de que su comportamiento ha sido menos fluctuante que la demanda nacional.

El desglose por nacionalidades confirma el liderazgo de los británicos, que suman unas 10.220 viviendas, el 15,5% de las adquiridas por los extranjeros, preferentemente en el arco mediterráneo. A pesar de las incertidumbres derivadas del Brexit, los ciudadanos de Gran Bretaña han vuelto a mostrar su confianza en el mercado inmobiliario español. En segunda posición se sitúan los alemanes, con un 7,48% y cerca de 4.900 compras, seguidos por los franceses, con un 7,39% y más de 4.800 adquisiciones.

Comprender la idiosincrasia de este comprador, así como los factores estructurales y coyunturales que condicionan el mercado turístico residencial español, es el objetivo de la segunda edición del International Second Home Summit, que se celebrará el 30 de mayo en el marco de #SIMAPRO2019, el evento profesional que tiene lugar en paralelo a #SIMA2019.

El programa del International Second Home Summit se abrirá con un repaso a las macro tendencias globales que están definiendo el mercado de la segunda residencia. Dos temas fundamentales abordarán los ponentes de esta primera sesión: el momento actual del ciclo con la posibilidad de que la curva alcista haya tocado techo, por una parte, y el impacto que el mercado español puede tener la irrupción de los llamados hotspots o nuevos destinos, por otra.

Tras un año, 2018, en el que la adquisición de inmuebles españoles por extranjeros ha vuelto a marcar un nuevo récord, es necesario una reflexión serena sobre estos ritmos de venta. Ese será el cometido de los expertos de la segunda mesa del programa, quienes, además de analizar los principales indicadores del mercado nacional, fijarán su atención también en otros dos destinos al alza, como Portugal y Florida.

¿El Brexit es únicamente sinónimo de catástrofe para el negocio turístico-residencial de nuestro país? La tercera mesa del International Second Home Summit profundizará en el impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea desde la perspectiva del comprador de aquel país y de las alternativas que, una vez consumada esta salida, se abrirían para el mercado español, con especial atención a la capacidad del comprador alemán para tomar el relevo del británico.

Resulta evidente que el perfil del comprador, tanto nacional como internacional, del producto turístico residencial de nuestro país ha experimentado una profunda transformación en los últimos años. Una transformación impulsada no solo por los cambios en el mercado de segunda vivienda, sino también por la irrupción de un comprador mucho más consciente y exigente que opera, además, en contextos cada vez más tecnologizados e hiperinformados. Cómo ha sido la evolución de este comprador, cuál es su nuevo perfil y sus nuevas prioridades, o de qué manera la oferta actual se adapta a sus crecientes demandas de sostenibilidad, eficiencia energética y diseño serán algunas de las cuestiones que se discutirán en este panel.

La convivencia de los distintos modelos de negocio para apartamentos turísticos, viviendas y hoteles en los destinos de costa será en el eje argumental de la quinta mesa del International Second Home Summit y la antesala de uno de los platos fuertes de su programa: el análisis del ADN del nuevo marketing turístico residencial. Así, los ponentes de este panel diseccionarán sus tendencias más disruptivas y cómo será su previsible evolución en los próximos años bajo la influencia de nuevos paradigmas como el customer centric (“dar a cada cliente lo que necesita, pero también lo que se merece”).

La segunda edición del International Second Home Summit concluirá con una mesa redonda que analizará la influencia de la excelencia de los equipos de ventas en la relación con el cliente y si las certificaciones profesionales más reconocidas (CIPS, CRS, REALTOR o ABR) aportan realmente valor al desarrollo de los profesionales del sector.

Algunos ponentes del International Second Home Summit 2019

Javier Ruescas, Senior Specialist of Market Intelligence Analyst, ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO (OMT); Mercedes Blanco, Vice President World Council of Developers & Investors, FIABCI / Senior Managing Partner, FINCAS BLANCO / Founder and Managing Partner, BIP INVESTMENT PROPERTIES; Daniel Nilsson, CEO, FASTIGHETSBYRÅN; Larissa Ortiz, Vice Chairman Fundraising, Party Coordinating Committee, FLORIDA ASSOCIATION OF REALTORS; Yves Sirejacob, Fundador y CEO, SPAIN EXPOFAIR / Cónsul Honorario de Bélgica en Málaga; Marc Pritchard, Sales & Marketing Director, TAYLOR WIMPEY ESPAÑA; Stefan Knöbel, Director General, ADS MARKETING & CONSULTING; Ferrán Font, Director de Estudios, PISOS.COM; Alfredo Millá. CEO & Founder, SONNEIL; Miguel Ángel Quiles, Director Comercial y Marketing, TM GRUPO INMOBILIARIO; Rodolfo Jacobson, Fundador, GONZÁLEZ & JACOBSON ARQUITECTURA; Ignacio Mallagray, Chief Digital Officer, GILMAR CONSULTING INMOBILIARIO; Jurga Skarabulyte, Fundadora y Directora, DOMUS ALLIANCE; y Ricardo Sousa, CEO, CENTURY 21.