Entradas

  • Medianeras, falsos techos y tabiques se han aislado con esta lana mineral insuflada que garantiza el confort térmico y acústico del inmueble.
  • El proyecto, que sigue las especificaciones del estándar Pasivhauss, aspira a ser un EECN y será certificado con la herramienta de GBCe, VERDE.

Edificio de Consumo Casi Nulo, construido bajo los parámetros del estándar Passivhaus y en proceso de certificación con la herramienta VERDE de Green Building Council España (GBCe). Así es AIRLAB, un proyecto residencial que se está ejecutando en Gran Canaria y que lleva en su interior el aislamiento insuflado URSA PUREONE Pure Floc KD.

Este eficiente y sostenible proyecto con estructura de madera CLT (certificada PEFC) ha sido diseñado por la arquitecta canaria Silvia Álvarez Ferri y su promotor es Espacio de Consulting Sostenibilidad SL.

Se trata de una vivienda unifamiliar en planta primera y segunda, y local en planta baja destinada a vivienda vacacional para personas con movilidad reducida. Pero además, servirá como proyecto piloto para estudiar la adaptación y mitigación del cambio climático en las islas y promover una construcción bioclimática.

Silvia Álvarez Ferri no sólo ha sido la autora de este audaz proyecto, además ha sido el alma que ha trabajado en la implementación de todas las medidas de eficiencia energética: “este proyecto familiar es la plasmación de una filosofía de vida, una forma de entender la arquitectura contextualizada desde el sentido común y adaptada a Canarias. Airlab es una apuesta que recoge todos los conceptos en los que creo, desde el EECN hasta la bioconstrucción, pasando por otros aspectos como la sostenibilidad aplicada a la accesibilidad desapercibida, la estanqueidad, la ventilación eficiente, la integración de vegetación en la construcción, etc.”, asegura la arquitecta canaria.

Dentro de estas medidas para garantizar la eficiencia energética y la sostenibilidad del inmueble, el aislamiento ha sido fundamental. Álvarez Ferri eligió la nueva lana insuflada URSA PUREONE Pure Floc KD por ventajas como su textura, la nula generación de polvo y de compuestos orgánicos volátiles, su incombustibilidad y su gran capacidad de aportar confort térmico y acústico: “Conocí URSA PUREONE Pure Floc KD por sus ventajas, pero realmente la elegí por el perfecto equilibrio entre sus altas prestaciones técnicas (térmica, acústica, reacción al fuego) y su gran respeto medioambiental. Estudié sus propiedades naturales y ecológicas, su alto contenido en material reciclado y nos pareció el sistema más completo para lo que buscábamos”, reconoce Silvia Álvarez Ferri.

En total, en las medianeras que separan la vivienda de los edificios colindantes se han insuflado 25m3 de URSA PUREONE Pure Floc KD. Próximamente se hará lo propio con los falsos techos y los tabiques de la vivienda, mientras que los suelos serán aislados con URSA TERRA Sol T70P. En la cimentación y en la cubierta el aislamiento es URSA XPS F N-III L.

Además de los materiales, la arquitecta ha destacado la importancia del I+D de URSA en torno a la sostenibilidad de los materiales y que permite desde conocer la trazabilidad de un producto hasta contar con las DAP. “El apoyo técnico especializado prestado por URSA ha sido fundamental para el buen desarrollo del proyecto. No sólo nos han brindado su colaboración sino que nos pusieron en contacto con un instalador altamente cualificado que además de instalar el aislamiento insuflado, ha formado a un miembro de nuestro equipo para poder seguir utilizando esta solución en nuevos proyectos en Canarias”, añade.

Laudelino Javier Sánchez de León Linares es el Evaluador Acreditado VERDE que hará la certificación con la herramienta de GBCe. Su participación como profesional altamente especializado en energías renovables ha sido clave en la construcción de este proyecto que define como “un edificio que se adelanta a su tiempo en la lucha contra el cambio climático”. Según el ingeniero, se han previsto algunas contingencias climáticas como las lluvias torrenciales o las altas temperaturas que en un futuro podrán afectar, previsiblemente a las islas. “Además del aislamiento y otras medidas como la instalación de placas fotovoltaicas se van a implementar unos jardines verticales pioneros en los muros de los edificios colindantes que se elevan por encima de la cubierta de AIRLAB. Servirán para mejorar la calidad del aire interior y exterior, mejorar la temperatura del entorno puesto que disminuirá el efecto isla de calor, aumentará la biodiversidad dentro de la ciudad y mejorará la salud de los ocupantes del inmueble”, añade. “Canarias necesita un turismo de calidad y para ello se deben ofrecer soluciones innovadoras, que se valoren y que potencien un turismo responsable, sostenible, más preocupado y respetuoso con el entorno y el medio ambiente, se busca un turismo de calidad en todos los sentidos además de luchar contra el cambio climático”.

Atteneri Viñas y Malena Clapers, Prescriptoras y Soporte Técnico de URSA han hecho un seguimiento especial de este proyecto piloto, novedoso en muchos aspectos: “Lo interesante ha sido comprobar la gran adaptabilidad de nuestro nuevo material. Las viviendas colindantes no tenían las paredes regulares, pero variando la densidad del material insuflado se ha conseguido un aislamiento regular y eficaz incluso en estas condiciones adversas”, aseguran.

En esta misma línea se posiciona Óscar Zamora, formador de instaladores de Aisla Sistem e instalador del insuflado de URSA PUREONE Pure Floc KD en este proyecto, “pese a estas dificultades que nos obligaron a hacer alguna perforación más de la prevista, el insuflado ha sido un éxito y se ha conseguido una ejecución rápida y un aislamiento continuo, libre de juntas y que garantiza la estanqueidad a las corrientes de aire”. Zamora también reconoce que su labor como instalador ha sido muy satisfactoria: “un instalador se siente reconfortado con un trabajo bien hecho. Para nosotros lo más destacado de este sistema es que no se desperdicia nada de material, no hay recortes, ni residuos y la ejecución es muy rápida”.

Este proyecto será también una experiencia piloto para ver cómo la arquitectura y la edificación sostenible pueden adaptarse a un clima tan variable como el canario “En la actualidad, los periodos de calima se dan a lo largo de muchos meses, en un periodo que varía entre dos y siete días, cuando hace más de 10 años se registraban sólo dos veces al año. Esto supone la llegada de polvo sahariano con muchas partículas en suspensión que afectan a la calidad del aire interior, al deterioro de instalaciones y, sobre todo, a la salud de las personas” – explica Silvia Álvarez Ferri – “gracias al aislamiento, a la estanqueidad y a la ventilación eficiente, doblemente filtrada, por un lado por las raíces de las plantas de los jardines verticales y por el otro por el recuperador de calor “CASA” de Swegon, podemos luchar contra ello”, asegura la responsable de este singular proyecto.

  • Se trata de un proyecto residencial de 12 viviendas en Huesca en el que se han instalado más de 5.000 metros cuadrados de URSA TERRA.
  • Todos los instaladores, tanto de aislamiento como de los sistemas de placa de yeso cuentan con cualificación profesional y formación certificada. Además todo el proyecto cuenta con la certificación SGS.

URSA está presente en la primera obra residencial en la que todos los instaladores cuentan con el “Certificado Profesional de Instaladores de Sistemas PYL y aislamiento”, que acredita su formación y cualificación. Se trata de un proyecto residencial con 12 viviendas en el que se han instalado más de 5.000 metros cuadrados de URSA TERRA, un material aislante con gran capacidad de aportar confort térmico y acústico, ahorro energético y protección frente al fuego entre otras muchas prestaciones.

La empresa a la que pertenecen todos los instaladores certificados es RP Revestimientos. Su director Rafael Perálvarez ha manifestado que el resultado ha sido muy satisfactorio para todas las partes implicadas: “Para nosotros ha sido una gran experiencia realizar esta obra con toda nuestra plantilla con cualificaciones profesionales, un factor diferencial que resulta determinante para la adjudicación de este tipo de proyectos. Para la constructora y promotora ha significado contar con la seguridad de una correcta instalación del aislamiento, pudiendo ofrecer al cliente final una garantía circular completa”.

En la misma línea se ha pronunciado la empresa constructora, Marco Infraestructuras.Es muy fácil trabajar con un equipo así. Los instaladores certificados de RP Revestimientos ofrecen la tranquilidad de que todos y cada uno de sus miembros sabe perfectamente cómo ejecutar su trabajo y cómo resolver cualquier imprevisto que se les presente. Al final esto se nota en el resultado final del proyecto”, ha añadido Carlos Vidal, Jefe de Obras de Marco Infraestructuras y responsable de la ejecución de este proyecto residencial.

Para URSA, contar con instaladores cualificados de sus sistemas significa la tranquilidad de que todos sus sistemas rendirán al máximo durante toda la vida útil del edificio. Marina Alonso, directora de Marketing de la compañía ha afirmado que “en URSA siempre decimos que el mejor de nuestros sistemas, mal instalado, no servirá para nada. En el caso del aislamiento, como el de muchos otros materiales, el proceso de instalación es crucial para garantizar todas las buenas prestaciones del producto”.

Además de formación en la instalación de lana mineral de URSA, los instaladores de RP Revestimientos han realizado otros cursos de cualificación en las instalaciones de otros distribuidores con otros sistemas como URSA SECO, una membrana que garantiza la estanqueidad de cualquier inmueble y que ya están instalando en algunos nuevos proyectos de la compañía.

Toda la obra ha sido certificada también por SGS el líder mundial en inspección, verificación, análisis y certificación de productos, procesos, sistemas o servicios conformes a estándares y reglamentos nacionales o internacionales.

  • El primero de los encuentros de esta serie ha tenido lugar en Barcelona y ha estado moderado por el periodista de La Vanguardia Antonio Cerrillo.
  • Los expertos han coincidido en señalar que el tiempo apremia para buscar soluciones que, como la rehabilitación de edificios, sirvan para luchar contra el cambio climático.
  • Se percibe una mayor concienciación ciudadana y un conocimiento de los profesionales que invitan a la esperanza.

“En el mundo de la rehabilitación nos falta un mayor conocimiento, una mayor profesionalización y, probablemente una regulación más exigente”, con estas palabras que resumen los grandes retos a los que se enfrenta el sector de la rehabilitación de edificios, Ramón Ros, director General de URSA inauguraba el primer encuentro de la serie Diálogos URSA.

El primero de estos encuentros ha tenido lugar en Barcelona y ha estado moderado por Antonio Cerrillo, periodista de la Vanguardia especializado en información medioambiental. Ha contado con la participación como ponentes de Jordi Marrot, responsable de sostenibilidad en el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona; Bruno Sauer, director General de Green Building Council España (GBCe); Jordi Mas, arquitecto experto en Rehabilitación de Edificios y miembro del Grupo de Trabajo por la Rehabilitación (GTR); Xavier Casanovas, profesor de la Universitat Politècnica de Catalunya y presidente de RehabiMedElvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima y Josep Sole, responsable Técnico de URSA.

Según datos del Ministerio de Fomento, se rehabilitan unas 25.000 viviendas/año, cuando los expertos calculan que, para cumplir con los compromisos internacionales suscritos en materia ambiental, deberíamos estar rehabilitando, con criterios de eficiencia energética, más de 250.000 hasta 2050. URSA, consciente de que el ritmo rehabilitador de edificios es muy escaso en nuestro país, cree que España necesita un cambio de modelo que le permita cumplir con los compromisos internacionales de lucha contra el Cambio Climático, la reducción de las desigualdades urbanas, la mejora de la salud y de la calidad de vida de los ciudadanos, con viviendas más confortables y accesibles y la creación de empleo. La búsqueda de este cambio ha motivado la organización de este primer encuentro-debate.

Para muchos de los expertos, España no está sabiendo aprovechar las oportunidades y el tiempo juega en su contra. Así lo cree el director General de GBCe, Bruno Sauer, “hemos tardado 10 años para que en obra nueva la sostenibilidad esté presente en el debate. Tenemos que evitar que pasen otros 20 años para que hablemos de este tema en rehabilitación de edificios. Con él coincidió el responsable del Área Técnica de URSA, Josep Solé, aunque aportó una visión más esperanzadora, “las cosas van cambiando poco a poco y soy optimista. Hace 10 o 15 años cuando se hablaba de eficiencia energética, los debates contaban con tres ponentes y dos personas en la sala. Hemos necesitado pasar estas etapas y ahora es el momento en el que encontramos un “feeling” de concienciación que todavía hay que concretar un poco más”.

También positiva se mostró Elvira Carles, directora de la Fundación Empresa y Clima, “volveremos a alinearnos con las políticas europeas. Sin duda alguna, el Acuerdo de París, que sustituirá muy pronto al Protocolo de Kyoto, nos va a marcar un antes y un después de su aplicación. Es necesario que las emisiones estén reguladas porque ahora mismo no lo está ni el 40% de ellas”.

A lo largo de la sesión de debate se abordaron asuntos como las políticas y recursos públicos para el fomento de la rehabilitación, qué modelo público-privado se necesita para movilizar el sector, cómo debería ser el Plan Estatal de Rehabilitación en España, cómo trabajar con las comunidades de propietarios o qué tipo de financiación necesitan estos proyectos entre otros asuntos.

Xavier Casanovas abordó el asunto de las subvenciones a la rehabilitación energética de edificios de las que se declaró “muy poco partidario, tal como están funcionando actualmente”. Según el profesor de la UPC y presidente de Rehabimed, “La subvención incrementa los ingresos, por lo que aproximadamente un 30% vuelve al Ministerio de Hacienda. No hay exenciones de IVA, ni IVA reducido. Hay que pensar en otras fórmulas más útiles y con menos incertidumbres para el ciudadano”.

Las nuevas tecnologías, los materiales y los conocimientos también fueron abordados por los expertos. El responsable de Sostenibilidad del Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona, Jordi Marrot, apuntaba en este sentido, que “no somos el sector más innovador de la industria, pero sí hemos avanzado mucho. Necesitamos la ayuda de las normas, que hoy en día en nuestro país siguen pensando más en obra nueva que en la rehabilitación del parque edificado”.

Jordi Mas, experto en Rehabilitación y miembro del GTR, afirmó que “tenemos que generar proyectos para comunidades de vecinos que sean atractivos y que combinen todas las posibilidades desde aislamiento, fotovoltaica, sensores… etc”.

Diálogos URSA nace para dar respuesta a los principales retos de la edificación sostenible en España. Con un formato muy dinámico y una visión propositiva, estos encuentros servirán para mostrar las opiniones y propuestas de soluciones de los expertos más destacados y de un público muy participativo elegido por sus conocimientos y experiencia en las materias propuestas.

Dialogos URSA Dialogos URSA Dialogos URSA